Image and video hosting by TinyPic

Hola, gracias por su visita y comentarios, es mi deseo que en su estadía aquí algo les haya interesando o llamado la atención.
Muchas bendiciones para ustedes y los suyos.-



Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic





Image and video hosting by TinyPic

CONTRA LOS ATAQUES CON ÁCIDOS. Supervivientes de ataques con ácido participan en una cadena humana en protesta contra este tipo de agresiones, delante del Club Nacional de Prensa, en Dacca (Bangladesh). La manifestación, organizada por la Fundación de Supervivientes del Ácido, quiere alertar de que este tipo de ataques han aumentado recientemente con 3.625 víctimas en 3.270 incidentes registrados entre 1999 y 2015, de los cuales 1.847 fueron mujeres, 901 hombres y 877 niños, según datos facilitados por la fundación. (EFE)


Image and video hosting by TinyPic



"No había nadie detrás de la barra del otro verano y en lugar de tu bar, me encontré una sucursal del banco hispanoamericano, tu memoria vengué, a pedradas contra los cristales, sé que no lo soñé, protestaba mientras me esposaban los municipales en mi declaración alegué que llevaba tres copas y empecé esta canción en le cuarto donde aquella vez te quitaba la ropa"

lunes, 5 de octubre de 2009

Las lágrimas...

Image and video hosting by TinyPic

Todavía lloramos. Y qué bueno que así sea.
Las lágrimas rara vez hacen mal.
Son siempre una catarsis, una liberación,
una forma de decir que nadie es auto-suficiente.
En ésta confesión de franqueza humana se esconde un acto
de humildad de quien reconoce que llegó a una encrucijada. Y, cuando esto hiere demasiado,
los ojos dicen lo que la boca no consigue pronunciar.

Hay lágrimas de dolor, lágrimas de amor,
lágrimas de alegría incontenible, lágrimas de tristeza,
lágrimas silenciosas de paz y de ternura,
lágrimas de gratitud por un elogio realizado en el momento preciso, lágrimas de esperanza, lágrimas de inocencia.
Pero también hay lágrimas de vergüenza,
de necedad, de desafío, de chantaje,
de egoísmo por no haber conseguido lo que se quería.

Hay quien llora por cualquier cosa y
hay quien tiene vergüenza de llorar,
cuando llorar era la única cosa decente que podía hacerse.

Es muy probable que existan cosas mucho más bonitas
que una persona llorando en paz.
Pero, después de las siete maravillas del mundo,
muy bien se podría proponer la que sigue como la octava:
Un monumento a la persona que todavía llora por amor
y que además no tiene vergüenza de mostrar
que dentro de ella habita un sentimiento noble.

De las cosas más bonitas que conozco,
una de ellas es la sonrisa de una persona...y otra,
la lágrima silenciosa de alguien que desea comenzar de nuevo...

Desconozco el autor.-

Publicado en: http://anagloriaguerrero.blogspot.com/


Imprimir

No hay comentarios.:

Related Posts with Thumbnails