Image and video hosting by TinyPic

Hola, gracias por su visita y comentarios, es mi deseo que en su estadía aquí algo les haya interesando o llamado la atención.
Muchas bendiciones para ustedes y los suyos.-



Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic





Image and video hosting by TinyPic

CONTRA LOS ATAQUES CON ÁCIDOS. Supervivientes de ataques con ácido participan en una cadena humana en protesta contra este tipo de agresiones, delante del Club Nacional de Prensa, en Dacca (Bangladesh). La manifestación, organizada por la Fundación de Supervivientes del Ácido, quiere alertar de que este tipo de ataques han aumentado recientemente con 3.625 víctimas en 3.270 incidentes registrados entre 1999 y 2015, de los cuales 1.847 fueron mujeres, 901 hombres y 877 niños, según datos facilitados por la fundación. (EFE)


Image and video hosting by TinyPic



"No había nadie detrás de la barra del otro verano y en lugar de tu bar, me encontré una sucursal del banco hispanoamericano, tu memoria vengué, a pedradas contra los cristales, sé que no lo soñé, protestaba mientras me esposaban los municipales en mi declaración alegué que llevaba tres copas y empecé esta canción en le cuarto donde aquella vez te quitaba la ropa"

domingo, 24 de enero de 2010

Fénix: el ave de la inmortalidad.-

El ave fénix, la más bella de las criaturas fabulosas, simbolizaba la esperanza y la continuidad de la vida después de la muerte.

Image and video hosting by TinyPic

Revestida de plumas rojo y oro, los colores del sol naciente, poseía una voz melodiosa que se hacía lastimera a la hora de morir. Las demás criaturas quedaban tan abrumadas por su belleza y melancolía que expiraban también.

Según la leyenda, sólo un fénix tenía cabida en el universo. El gran Hesíodo, poeta griego del siglo VIII antes de J .C., afirmó que vivía nueve veces más que el cuervo. Otros decían que llegaba a vivir 97.200 años.

Cuando el ave sentía la proximidad de la muerte, encendía una pira de canela silvestre y moría entre las llamas. Pero de las cenizas surgía un nuevo fénix, que recogía con ternura los restos de su padre y los guardaba en un huevo de mirra. Levantaba el vuelo hacia la ciudad de Heliópolis, en Egipto, y allí los depositaba sobre el altar del Sol.

Se decía que tales cenizas poseían la virtud de devolver la vida a un difunto. El libertino emperador romano Heliogábalo (año 204-22 después de J .C. ) quiso tomar carne de fénix para hacerse inmortal. Comió un ave del paraíso que le fue servida en lugar de un fénix, pero el sustitutivo no resultó eficaz. Poco después moría asesinado.

Creen hoy los sabios que la leyenda del fénix nació en Oriente y fue adoptada por los sacerdotes de Heliópolis, adoradores del Sol como alegoría de la muerte y resurrección diarias del astro rey.
Como todos los grandes mitos, éste ha hecho vibrar la mente y el corazón de los hombres. En el arte cristiano, el fénix, vencedor de la muerte, se convirtió en el símbolo de Cristo resucitado.

Es curioso que su nombre pudiera deberse aun error de Herodoto, historiador griego del siglo v antes de J .C. Quizá no designó el ave por su verdadero nombre, sino por el de la palmera ( en griego «phoinix») sobre la que se posaba en las representaciones de aquellos tiempos.

Copiado de la red.-

Publicado en: http://anagloriaguerrero.blogspot.com/


Imprimir

No hay comentarios.:

Related Posts with Thumbnails